Saber manejar sus emociones puede ayudarlo a extraer lo mejor de Ud.

Warren Finke era el líder de una carrera de 50 millas de 1983 una ultra maratón cerca de San Diego, cuando un voluntario le indico erróneamente al ultimo punto de retorno. Por esto corrió aproximadamente una milla antes que otros voluntarios lo corrijan. Cuando volvió vio a sus competidores volviendo del punto de retorno que ahora estaba marcado y retomo su liderazgo.
Estaba furioso dijo Finke ( de 66 años) , ahora Codirector de la clínica  Pórtland Maratón de Oregon. Me senté y dije: “anótelo, no voy a correr nunca mas”  El director de la competencia lo persuadió. Yo trate de captar al a gente que estaba delante mío y fue casi cómico , dijo “ yo finalice en primer termino” .
Hoy Finke comparte esa historia con sus clientes para demostrar como el descontrol de sus emociones pueden rebasar el pensamientos racional e interferir con las metas propuestas.
Los corredores competitivos  tendrían mas para perder cuando permiten que las emociones los superen. Sin embargo los corredores aficionados también pueden sufrir cuando los sentimientos ocupan sus cabezas.
El dia de la carrera, la ansiedad o el enojo pueden sabotear el rendimiento aun de un competidor experimentado.
Afortunadamente hay una alternativa (desarrollada por psicólogos deportivos)  llamada inteligencia emocional (EQ) , la habilidad para estar entrenados en los sentimientos, evaluar como estos afectan su comportamiento y, si es necesario, cambiar a  aun mejor estado de la mente.
Las emociones  tienen una función, si no nos sentimos nerviosos por una carrera, podemos no prepararnos apropiadamente. Si no nos sentimos culpables por una carrera larga, podemos no encontrar nunca la motivación para volvernos un gran corredor. Ud. No controlara nunca totalmente sus emociones, pero puede aprender a controlarlas.
He aquí como la inteligencia emocional puede ayudarlo a responder positivamente  a los escenarios mas comunes  de una carrera:

  1. -La situación: en un circuito nuevo, Ud encontra una intimidante montaña. Su corazón aumenta sus latidos al contemplar y piensa: yo nunca podre escalarla.
  2. -Respuesta inteligente: Su cuerpo  tiene una reacción fisiológica, una oleada de adrenalina, basada en el temor, basada en el temor, fundada en pensamientos negativos.
  3. Para manejar esta reaccion, Browman dice que para transformar este pensamiento negativo en positivo, piese en  la adrenalina  como el combustible que lo impulsara hacia arriba de la montaña.
  1. La situación: Los pronosticadores meteorológicos anuncian  una ola de calor, tormenta de nieve o sudestada para el día de la carrera o un trabajo importante, sumiéndolo en el pánico.
  2. Respuesta inteligente:  La preparación  lo ayuda a manejarse mejor con las sorpresas, Botterill dice: si a Ud. Le preocupa  tener una carrera  en el calor, asegurarse haber hecho algún entrenamiento en un clima caluroso, haga algún entrenamiento en un lugar caluroso. Ud. No puede seguir los rastros de la lluvia o la nieve para entrenarse, por eso se sugiere usar una  visualización. Imagine  en su casa caer la lluvia, véase saltando charcos mientras tararea una melodía. También haga un approach practico a su preparación comprándose un equipo de calidad que lo proteja de los imprevistos del clima. Haciendo esto se dará una sensación de dominio sobre cualquier otro factor que este fuera de control.
  1. La situación: “ La ausencia de metas  lo vuelven depresivo por el resto del día o de la semana o del mes”.
  2. Respuesta inteligente:  Dese cuenta que un rendimiento bajo, es una oportunidad para mejorar, dice Barbara Meyer.
  1. La situación: Ud. esta tan motivado que su gran día de competición  esta finalmente aquí, cuando acelere  desde la línea de largada.
  2. Respuesta inteligente: El entusiasmo es una emoción positiva, pero si es demasiado fuerte, puede causar también actos desaprensivos en una carrera.  Los corredores demasiado excitados, pueden exigirse mas de lo necesario, provocándose decaimiento, o aun sufrir algún daño, dice Kate Hays. Ella sugiere tener una estrategia con la que puede revisar. Ensayar mentalmente su plan puede ayudarle a descubrir cualquier urgencia repentina el dia de la carrera. Tambien recomienda contar los pasos o repetir un mantra lo ayudara a estar metido en la situación.
  1. La situación: Un competidor lo golpea  en una estación de ayuda, provocándole que se le caiga la bebida mojándole la remera. Usted gasta la próxima milla fantaseando la revancha.
  2. Respuesta inteligente:  El enfado consume energía dice Mayer. Ello aumenta sus pulsaciones y eleva su presión arterial gastando el combustible que Ud. necesita. “Tómese 5 seg. para experimentar con su enojo, luego enfóquese en su carrera”  “ Después de la carrera, puede tomarse unos 30 min. para escribir acerca del suceso del enojo, tire botellas contra la pared todas las que sean necesarias para vencerlo y déjelo ir.

 

Compruebe su EQ

  1. Durante un cooldown en una pista local, pasa volando un muchacho mayor que Ud.; Ud:
    1.  Acelera hasta pasarlo a su vez?
    2. Continua con su cooldown?, pero piensa: espero que nadie haya visto como este ganso me paso.
    3. Piensa Wau! Este esta en gran forma para su edad y vuelve a enfocarse en su tarea.

 

  1.  No pudo dormir  preocupado en su primera maratón. Ud:
    1.  Toma un medicamento para dormir.
    2. No hace nada, se encierra pensando en que esto lo puede ayudara  rendir mas.
    3. Visualiza las horas preparándose para el comienzo de la competencia, imaginándose calmo, relajado y controlado.
  1. Pocas semanas antes de una carrera su medico le detecta una fascitis plantar y le dice que debe suspender las carreras por un mes. Ud:
    1. Contínua corriendo aun con dolor.
    2. Trata de salvar el inconveniente con su elíptico para estar en forma el día de la carrera.
    3. Elije otra carrera y espera hasta estar listo para reiniciar la competencia.

 

Si eligió la mayoría de las A su EQ es bajo. Ud. cede ante las emociones y reacciona en consecuencia buscando una rápida recomposición, en lugar de controlarlas para una salud a largo plazo.
Si contesta la mayoría de las B. Su EQ es mediano. Ud. esta entrenando sus sentimientos pero podría mejorar la forma de manejarlos.
Si contesto la mayoría C. Su EQ es consciente de sus emociones y practica los métodos correctos de control de sus sentimientos.

 

The Runner's



 


Ocho de cada diez argentinos optan por el sedentarismo- La principal excusa de la inactividad es la falta de tiempo

En nuestro país, esta situación está vinculada con el alto riesgo de infarto.- Según la Sociedad Argentina de Cardiología, hay que incentivar el ejercicio

El corazón de los argentinos no sólo se ve afectado por la crisis. El sedentarismo, dicen los cardiólogos, es uno de sus peores enemigos. En nuestro país se calcula que sólo el 20% de la población está físicamente activa. Dicho de otro modo: ocho de cada diez personas son sedentarias.

El estudio Factores de Riesgo Coronario en América del Sur (Fricas) comparó los factores de riesgo en personas con infarto de miocardio con individuos que no lo habían padecido. El trabajo comprobó que el 88% de los pacientes argentinos del grupo con infarto y el 82 % del grupo control (sin infarto) era sedentario. Sólo un 8% del grupo infarto y un 11% del grupo control realizaba actividad física de una a tres veces por semana, mientras que lo hacía más de tres veces por semana el 4% del grupo infarto y 6% del grupo control.

Estimular a la comunidad

"Es posible observar que los sujetos que habían sufrido infarto eran más sedentarios, aunque la tasa de sedentarismo global fue muy alta en ambos grupos", dice un documento de la Fundación Cardiológica Argentina, brazo comunitario de la Sociedad Argentina de Cardiología (SAC).

La institución se ha adherido a una Declaración sobre la Actividad Física para el Día Mundial de la Salud. Ambas han aprobado junto a la Fundación Interamericana del Corazón una serie de principios básicos que orientan y estimulan a la comunidad a practicar rutinariamente actividades físicas moderadas.

Según explicó a LA NACION el doctor José Martínez Martínez, presidente de la fundación, se necesitan en el país estrategias para promocionar un estilo de vida físicamente activo, como estimular a la gente a caminar o andar en bicicleta en forma segura y sencilla.

Costumbres nocivas

"Todos los elementos de la vida moderna fueron llevando al hombre y la mujer hacia estilos de vida más sedentarios", explica la SAC.

Pensemos, dice la institución, en los electrodomésticos como el lavarropas, los pañales descartables (son grandes adelantos, pero se ha perdido la posibilidad de mantener un mayor tono muscular en los brazos), el control remoto, los autos eléctricos para trasladarse durante un partido de golf, el auge de la computadora, la automatización de la actividad laboral, los mejores servicios de transporte, los ascensores y las escaleras mecánicas...

A pesar de estas comodidades, "la excusa más frecuente para no hacer ejercicios es la falta de tiempo", afirma el doctor Martínez Martínez.

Una encuesta realizada recientemente en los Estados Unidos indica que un americano promedio pasa 19 horas semanales frente al televisor o la computadora, más allá de su actividad laboral.

Aunque en la Argentina existen pocos estudios de este tipo, lo importante es rescatar que "con sólo pasar tres horas realizando algún tipo de actividad física de leve a moderada intensidad (como una caminata), los norteamericanos tendrían la oportunidad de reducir hasta en un 40% su riesgo de infarto en los próximos diez años", dice el especialista.

Aún así, le quedarían 16 horas libres para mirar la tele o divertirse con la computadora.

La Nacion

7/4/2002

 

 

 

Cómo enfrentar a los Fast Food


La vida cotidiana nos enfrenta con una realidad innegable: la amplia distribución y accesibilidad de los locales de las denominadas “comidas rápidas”, más conocidas por su designación inglesa: fast food. No sólo en las grandes capitales y ciudades populosas pueden observarse cadenas de negocios que expenden este tipo de comidas, sino que incluso en pueblos más pequeños en casi todos los países del mundo se observa la popularidad de estos negocios.
Las razones que lo explican son muchas, pero pueden sintetizarse en razones de costos, rapidez y disponibilidad. En la vida moderna el tiempo para la preparación cuidadosa de los alimentos es cada vez más escaso.
Uno de los principales problemas que conlleva el consumo de comidas rápidas es sin duda el contenido de calorías. Tenga en cuenta que 2.000 calorías (muchas veces más de lo que un individuo sedentario precisa para cumplir con sus requerimientos de energía) pueden estar contenidas en una comida que se consume rápidamente e incluso sin necesidad de sentarse o emplear cubiertos... Por este motivo, diversas voces en el mundo han propuesto recursos para revertir el daño que puede provocar la ingesta de este tipo de alimentos. Entre ellas, puede mencionarse la del Dr. Brent Tetri, del Saint Louis University Center (EE.UU.) que  señala 4 pasos básicos a seguir:

  1. Ponerse uno mismo un límite al número de comidas rápidas (fast-food) a ingerir en una semana. El autor de ese informe propone que sea sólo una por semana.
  1. Si necesita hacer una comida rápida, procure que sea lo más saludable posible. Por ejemplo, hamburguesas sin queso y sin mayonesa (reducimos de esta forma las grasas), evitar las frituras y las gaseosas comunes (que poseen entre 10 y 12% de azúcar = 80 a 90 calorías en un vaso mediano). Como ejemplo, se sugiere un sándwich  de pollo grillado, una ensalada con aderezo bajo en grasas, agua mineral o gaseosa dietética.
  1. Mantenerse activo. Si en la actualidad no realiza ejercicios físicos por lo menos 3 veces a la semana, es momento de iniciar este plan ahora mismo. Recuerde que además de mejorar la circulación, reducir la presión arterial  y evitar el exceso de peso, la actividad física le ayuda mejorar el perfil de lípidos sanguíneos, aumentando el colesterol -HDL.
  1. Concurrir periódicamente al médico para realizar los controles de laboratorio y otros estudios que el profesional que lo asiste considere conveniente; muchas veces se incluyen entre estos estudios los denominados hepatogramas (estudios de la función del hígado), así como ecografías abdominales, para evaluar si existen depósitos anormales de grasas en el hígado, lo cual suele ser una manifestación más del síndrome metabólico, con consecuencias cardiovasculares significativas.

Los últimos dos consejos, vale la aclaración, mantienen su vigencia aunque usted nunca concurra a un local de comidas rápidas.

Editora Médica Digital,

Noviembre de 2008